Jorge Cuní­ en 1990 estudiando cromatogramas de muestras de pintura mural romana a la encáustica en el Smithsonian's Museum Conservation Institute, Washington D.C. El estudio identificó cera de abejas y ácidos grasos saponificados.