Cuní­ pintando al fresco un mural en la Universidad Laboral de Tarragona en 1956. La amplia experiencia como fresquista permitió a Cuní­ estudiar con precisión la técnica de ejecución de las pinturas murales romanas y determinar que no fueron pintadas al fresco.