¿Qué era la encáustica?

Definición

Las fuentes documentales antiguas informan que la encáustica era un procedimiento pictórico a base de cera de abejas utilizado por los artistas de las antiguas culturas griega, romana y bizantina para pintar sus obras1 . La encáustica se utilizaba tanto en pintura mural2 como en obras de caballete -tablas y lienzos-3 , sobre cerámica4 , y para policromar esculturas y objetos de piedra, metal y otros materiales5 .

Los textos griegos y romanos reflejan la gran difusión de la encáustica entre los pintores de la Antigüedad clásica, ya que es prácticamente el único procedimiento que citan en relación con la ejecución de obras de arte6 , los pintores eran llamados encausticadores o enceradores7 y la palabra cera era utilizada como sinónimo de encáustica8 , e incluso de obra pictórica9 10 .


Incertidumbre sobre la composición de la encáustica

Las fuentes antiguas no aclaran cuál era la composición precisa de la pintura. Las teorías actuales sugieren la existencia de dos tipos de encáustica: una pintura de aplicación en caliente, a base de abejas pura o mezclada con resina, y una encáustica en frío, habitualmente denominada cera púnica, constituida por cera de abejas emulsionada con un álcali, que podría utilizarse sola o mezclada con algún otro aglutinante11 .

Sin embargo, estas teorías no han podido ser plenamente confirmadas y la composición de la encáustica antigua continúa siendo objeto de debate12 . La incertidumbre tiene su origen en la falta de cohesión de la emulsión de cera, inapropiada como aglutinante pictórico, y en la dificultad para determinar qué obras antiguas a la encáustica fueron pintadas en frío y en caliente13 .


Encáustica en caliente y encáustica en frío

Actualmente se conoce bien el procedimiento de la encáustica en caliente, utilizado por numerosos pintores contemporáneos, especialmente desde la introducción a lo largo del siglo XX de herramientas eléctricas que han permitido resolver dificultades de aplicación propias de esta técnica14 . Sin embargo, la composición la encáustica en frío ha sido una constante fuente de controversia y decepción15 . Hasta ahora se habían propuesto dos tipos de aglutinantes en frío:

1. Cera de abejas disuelta en disolventes orgánicos.
2. Cera de abejas saponificada con un álcali (sosa, potasa, amoniaco)16 , generalmente denominada cera púnica.

La encáustica con disolventes orgánicos parece actualmente descartada como técnica de época grecorromana, ya que tales disolventes no habrían estado disponibles en pintura hasta la Edad Media17 .

La segunda hipótesis se basa en la existencia en época romana de un tipo de cera, llamado cera púnica, que sería, en la opinión de diversos autores, una cera saponificada soluble en agua.

El problema con este tipo de encáustica al agua es que la cera tratada con un álcali carece de cohesión, y la pintura resultante se desprende del soporte durante el secado, por lo que es inviable como aglutinante artístico18 . Su uso en la formulación de pintura se reduciría al de un aditivo que podría ser incorporado en pequeñas cantidades a un procedimiento convencional -oleo, caseína, temple de huevo, goma, cola-, por lo en sentido estricto no se podría considerar al procedimiento resultante como encáustica, ya que su componente principal no sería la cera de abejas.

Hoy contamos con un nuevo procedimiento de encáustica en frío: la encáustica de cera y jabón, una pintura soluble en agua con excelentes características como material artístico, que permite reproducir los rasgos de ejecución a pincel y a espátula de los retratos del Fayum, y cuyos componentes principales han sido identificados en análisis químicos de pinturas grecorromanas.


La naturaleza de la cera púnica

Como ha sucedido con la fórmula de la encáustica y muy especialmente con la de su variedad en frío, la composición de la cera púnica, citada por Plinio y Vitrubio en relación con la protección de muros pintados con cinabrio19 , ha suscitado una interminable controversia20 . Diversos autores han interpretado que la cera púnica era una cera de abejas emulsionada con un álcali. Dicha emulsión constituiría el aglutinante de una encáustica soluble en agua21 . Sin embargo, otros estudios han considerado que la cera púnica era únicamente una cera blanqueada, insoluble en agua22 . Ambas posturas toman como referencia el texto de Plinio que describe el método de fabricación de la cera púnica23 , que se preparaba hirviendo la cera amarilla en agua de mar mezclada con un poco de nitrum y exponiéndola posteriormente al sol. El origen de la controversia se debe a la naturaleza del nitrum, que ha sido traducido como carbonato sódico, bicarbonato sódico, carbonato potásico, nitrato potásico, nitrato sódico, o una combinación de carbonato sódico, bicarbonato de sodio, cloruro sódico y sulfato sódico24 . Si el nitro utilizado para fabricar cera púnica fuera carbonato potásico, ésta podría ser una cera en emulsión, pero si fuera nitrato potásico, la cera púnica sería cera blanqueada insoluble en agua.

Aunque los estudios sobre el nitrum no permiten determinar la naturaleza de la cera púnica, otros textos antiguos pueden arrojar más luz sobre su naturaleza. Plinio coloca a la cera púnica a la cabeza de los tipos de cera de abeja clasificados según su pureza y blancura, situando a continuación la cera de Pontus, de color amarillo25 , lo que podría indicar que la cera púnica era una cera de abejas blanqueada. La exposición de la cera de abejas al sol produce su decoloramiento, y también lo hace un tratamiento con cloruro sódico y nitrato potásico en agua hirviendo.

El resultado es, en palabras de Plinio, “una cera de la mayor blancura”. La cuestión fundamental en esta discusión es la siguiente: si el objetivo fuera conseguir una emulsión de cera en agua, Plinio no aconsejaría hervirla en agua de mar, ya que el cloruro sódico rompe la emulsión26 . Por eso las formulaciones modernas de cera emulsionada con un álcali no incluyen cloruro de sodio en la mezcla de cera de abejas con álcali en agua hirviendo.

El texto que mejor aclara la naturaleza de la cera púnica proviene de Dioscórides. Este autor describe un tratamiento similar al de Plinio y aclara que el objetivo de dicho proceso es el blanqueo de la cera. En él se dice que las pastillas de cera resultantes del tratamiento con agua hirviendo y de mar o salmuera se ensartaban en hilos que se colgaban para exponer la cera al sol, lo que indica que no se trataba de cera emulsionada, ya que ésta, a diferencia de la cera no emulsionada, agrieta al secar, por lo que no puede secarse ensartada en hilos sin caer al suelo27 .

Si consideramos la cera púnica una cera blanqueada, podemos entender que los pintores antiguos la prefirieran a la cera amarilla para prepara sus colores.


La encáustica al agua

El texto que más datos aporta sobre la naturaleza de la encáustica fue escrito por Plinio el Viejo28 : “Había dos modos de pintar a la encáustica en la Antigüedad, la cera, y con cestro, esto es, vericulo, sobre marfil. Cuando se empezó a pintar naves de guerra se añadió un tercer modo, que empleaba cera derretida aplicada con pincel. En los barcos esta pintura no era afectada por el sol, la sal ni el viento”29 .

En la primera parte de este texto, Plinio parece indicar que los pintores antiguos pintaban a la encáustica de dos modos distintos: con la cera, es decir, la encáustica convencional en la época -tomando la acepción de cera que hemos visto en la nota 8 -, y con encáustica aplicada con espátula -traduciendo cestro y vericulo como espátulas-, según la argumentada traducción de Cros y Henry30 .

De acuerdo con esta interpretación, la encáustica se aplicaría de forma convencional -con pincel-, y también con espátula31 . Además de esta encáustica, existiría otra de naturaleza distinta, que se diferenciaba de la anterior en que las ceras se aplicaban en estado de fusión y que tenía mayor resistencia al agua, y por ello se utilizaba para pintar embarcaciones.

El texto de Plinio parece sugerir la existencia de dos tipos de encáustica distintos: una encáustica en caliente a base de ceras derretidas, y una encáustica en frío que se aplicaría con pincel o con espátula. Otros textos antiguos parecen confirmar la existencia de una encáustica en frío, ya que informan que la pintura permitía trazar líneas largas y delgadas, era espumosa y podía limpiarse con una esponja32 , característica que coinciden con las de la encáustica al agua compuesta por cera y jabón.


Encáustica y calor

pedro-detalle-Louvre

La palabra encáustica puede ser traducida como “quemada”, lo que parece implicar el empleo del calor en la ejecución de las obras realizadas con esta técnica. Diversos textos antiguos parecen corroborar la intervención del calor en las obras a la encáustica33 .

Las referencias a la intervención del calor en las encáusticas antiguas pueden sugerir que la pintura requería ser aplicada en caliente.

Sin embargo, los textos grecorromanos no aclaran si el calor se utilizaba para derretir la pintura antes de aplicarla sobre la obra, o si se utilizaba para fijar la pintura una vez acabada la obra34 . La encáustica de cera y jabón es una pintura que requiere un curado térmico para aumentar su resistencia al agua, y la encáustica de ceras derretidas también emplea la aplicación de calor sobra la obra para fijar los colores, por lo que la palabra encáustica sería un término apropiado para designar a ambos procedimientos.