Estudios quí­micos de pintura mural romana

Desde el descubrimiento de Pompeya y Herculano en el siglo XVIII hasta nuestros días, la composición de la pintura utilizada en las pinturas murales romanas ha sido objeto de numerosas controversias1 . Los estudios científicos más recientes siguen mostrando resultados extremadamente divergentes y contradictorios, de modo que el estado actual del conocimiento de las técnicas pictóricas utilizadas en la pintura mural romana es muy confuso. Como consecuencia, los tratamientos de conservación aplicados en la actualidad a estas pinturas resultan igualmente controvertidos e inciertos.

Algunos análisis de las pinturas romanas indican que éstas fueron ralizadas con un aglutinante orgánico de composición indeterminada2 . Dichos estudios descartan que se hubiera empleado el procedimiento del fresco. Por otra parte, algunos estudios sugieren que los murales romanos fueron pintados al fresco3 ,mientras que otros sugieren que se pintaron con mezzofresco (pintura de cal)4 , o “en seco” con un aglutinante orgánico sin determinar5 .
Los argumentos en contra del empleo del fresco en pintura mural romana son concluyentes. En relación con las posibles técnicas en seco utilizadas, destacan los estudios que han identificado un aglutinante de cera de abejas en emulsión, ya que proponen un procedimiento pictórico de alta calidad artística cuya composición y características son acordes con la información suministrada por los textos antiguos sobre el tipo de pintura habitualmente utilizado por los artistas grecorromanos.

La encáustica al agua en la pintura mural romana

El estudio químico más completo de las pinturas murales pompeyanas fue realizado por el químico italiano Selim Augusti. Utilizando técnicas microquímicas, Augusti estudió un gran número de muestras pompeyanas, correspondientes a pinturas murales de los cuatro estilos (siglos II a.C. – I d.C.). También estudió murales de Herculano procedentes de excavación, que no habían sufrido ningún proceso de conservación. Augusti identificó cera de abejas y jabón en todas las muestras estudiadas6 .

Dos estudios recientes muestran resultados próximos a los de Augusti:

– Durán et al. analizaron el aglutinante en muestras de pintura mural sin restaurar provenientes de la Casa del Brazalete Dorado en Pompeya y de la Villa de los Papiros en Herculano. El estudio por pirólisis-cromatografía de gases-espectrometría de masas identificó cera de abejas y jabón7 .

– El estudio por infrarrojos de un mural romano conservado en el Museo Arqueológico de Nápoles muestra bandas atribuibles a la cera de abejas y a compuestos saponificados 8 .

Otros estudios químicos también detectaron cera de abejas o componentes del jabón en pinturas pompeyanas: G. Malquori identificó en estas pinturas presencia de sustancias grasas que podrían haber producido un jabón de cal9 . El estudio realizado por H. Kuhn mediante espectroscopía infrarroja de un mural pompeyano indicó presencia de cera10 .

El posible empleo de la encáustica al agua compuesta por cera y jabón no se limita al área pompeyana. Jorge Cuní realizó un estudio quí­mico de muestras de pintura mural romana de Mérida y Complutum (España), y Marsala (Sicilia), mediante cromatografí­a de gases-espectrometrí­a de masas y espectroscopía infrarroja. Las muestras no habían sufrido proceso de conservación alguno. Todas las capas de pintura de las muestras estudiadas mostraron presencia de cera de abejas y ácidos grasos. El estudio de los ácidos grasos indicó que éstos se encontraban parcialmente saponificados, lo que sugerí­a que las pinturas fueron realizadas con una encáustica al agua compuesta por cera de abejas y jabón11 .

El análisis por FT-IR y GC-MS de muestras sin restaurar de pintura mural romana provenientes de Ampurias, Cartagena y Baelo Claudia en España también ha mostrado presencia de cera de abejas y de jabón tanto en los colores de fondo como en las capas de pintura superpuestas12 .

El estudio comparativo de infrarrojos de muestras de pintura mural romana de diferentes periodos y áreas geográficas que mostramos en esta página sugiere un uso extendido de la encáustica soluble en agua en los murales romanos. Arriba a la derecha, infrarrojos de una muestra de referencia de cera de abejas y jabón y de diferentes muestras de murales romanos donde se observa la correspondencia entre los componentes del aglutinante de todas ellas. A su izquierda, bandas de absorción correspondientes a los componentes de cera y jabón que aparecen en los infrarrojos.