Experiencias – Javier Huecas

El acto de la creación es un privilegio, poder dar forma a tus angustias, a tus sueños, a tus anhelos, a tus fobias.

Javier Huecas (Prat de Llobregat, 1958) sintió desde bien pequeño la necesidad de plasmar su mundo interior a través de máscaras, dibujos y pinturas. Estudió Bellas Artes en Sevilla, Barcelona y Almería, ciudad ésta última en la que reside desde 1984.

Su obra temprana puede encuadrarse en la corriente pictórica de la Escuela de París, plasmada sobre todo a través de la figuración y el retrato. En su evolución artística ha ido atravesando varias etapas, en cada una de las cuales incorporaba distintos elementos simbólicos de su propio imaginario: el guerrero como figura mítica, la muralla como límite del conocimiento o la palabra como engaño de los sentidos, entre otros.

Como escultor es conocido por su trabajo en bronce y con gres monococción. De las obras de gran formato destacan “Encarna”, que decora la Plaza San Sebastián de Almería junto a la parroquia del mismo nombre, o las figuras frente al Teatro Apolo de la misma ciudad. Ha realizado también varias series escultóricas de pequeño formato, la mayoría de ellas figurativas, en las que a través de un acabado tosco y oxidado simboliza las angustias del ser humano.

En estos días de octubre y hasta el próximo diciembre se exhibe una muestra escultórica de Javier en la Sala de Exposiciones del Paraninfo de la Universidad de Almería, titulada “Condición humana”. Según palabras de la vicerrectora de Extensión Universitaria y Deportes, Javier es “un artista de una excepcional sensibilidad que con su visión pesimista y descarnada del ser humano efectúa una revisión de las debilidades inherentes al ser humano”.

Durante el verano a Javier le gusta pintar del natural utilizando técnica mixta, acuarela y pastel. La acuarela seca rápido y el pastel es una técnica seca, lo que le permite trabajar capa sobre capa para lograr unos resultados muy ricos en texturas sobre la superficie.

Al experimentar con la encáustica Cuní nos comentó que había conseguido muy buenos rendimientos y la consideró muy indicada para trabajar del natural, ya que su secado rápido facilita la superposición de capas de color sin que se mezclen. También encontró una ventaja añadida para el almacenaje, con la posibilidad de colocar unos lienzos sobre otros sin que hubiera transferencia.

Comenzó a probar con la pintura muy líquida, aplicando posteriormente nuevas capas con diferente nivel de disolución, probando claro sobre oscuro, oscuro sobre claro y obteniendo resultados similares al óleo con la ventaja de que seca antes. El resultado final en una Naturaleza colorida y llena de una luz que, como él mismo indica, no es la de Almería si no la luz de su infancia.

Más información de la artista: http://javierhuecas.com
Más información de encáustica Cuní: http://www.encausticcuni.com/es/